13 julio 2013

Pagaza Piconegra (Sterna nilotica)

Hace unos pocos días en uno de nuestros paseos por las lagunas de Campillos, nos encontramos un ejemplar que no habíamos visto hasta la fecha. Con la ayuda imprescindible de personas más expertas de la asociación Zumalla, llegamos a la conclusión de que se trata de un inmaduro de Pagaza Piconegra, de la familia Sternidae, cercana a la familia de las gaviotas que pertenecen a la familia Laridae.




La Pagaza Piconegra en plumaje primaveral tiene el dorso de las alas de color gris lo mismo que la cola por encima, pero más pálida, casi blanca, un capirote negro intenso en la cabeza y nuca y el pico grueso y corto también negro. En plumaje otoñal la cabeza está rayada de blanco y en el invierno casi es blanca, teñida de gris con pequeños puntos negros. Las pagazas jóvenes se parecen a los adultos en el plumaje otoñal, pero en el píleo y en el dorso hay tonos pardos y puntos marrones en la espalda (como se puede apreciar en la fotografía).

Sus hábitos se parecen a los de los charranes y como estos vuela con facilidad, batiendo las alas poco profundamente. Persigue insectos en el aire, efectuando repentinos giros y rápidos picados sobre la superficie del agua donde a veces se zambulle para atrapar con el pico pececillos que nadan en la superficie. Camina bien por el suelo y de esta manera también captura muchos insectos. No necesariamente vive en zonas húmedas y con frecuencia buscando alimento se aleja mucho de marismas y zonas litorales donde anida regularmente.

En función de su gran tamaño (unos 35 cm de adulto) y potencia su alimentación es muy variada. Va desde ratones, topillos, huevos y pollos de pájaros hasta lagartos, arnas, cangrejos, gusanos e insectos, sobretodo saltamontes.

Se reproduce de forma muy dispersa por varios países europeos. Es local en Dinamarca, sur de Francia, los Balcanes y sur de Rusia. Se cita también en varios otros puntos mediterráneos, pero sin confirmación. Probablemente en algunos lugares pase muy desapercibida. En la Península Ibérica llega en abril y anida en muchas regiones de la mitad Sur aunque también se suele ver por el Cantábrico en época de migraciones.
Publicar un comentario