08 diciembre 2011

Garcilla Bueyera Bubulcus ibis

Se trata, sin duda, de una de las especies más sociables de nuestra avifauna. La imagen de estas pequeñas garzas posadas o caminando entre el ganado que pasta en los campos andaluces es familiar para muchos españoles. Incluso se posan en el lomo de vacas y caballos, tratando de capturar los numerosos parásitos que los atacan.La podemos ver solitaria y en grupos de varias, y hasta de cientos de ellas.
El plumaje es blanco durante la temporada que no es de cría. Según se aproxima la nidada, muda el color a castaño claro en la cabeza y el pecho. Durante los días del celo el color de las patas, al igual que la base del pico, le tornan rojos. Durante el resto del año el pico y las patas son amarillos.
Publicar un comentario