22 mayo 2016

Cabra montés (Capra pyrenaica Schinz.)



La cabra montés (Capra pyrenaica Schinz.) es una especie endémica de nuestra fauna dada su presencia exclusiva en territorio español. Pertenece a la familia de los Bóvidos (grupo que incluye vacas, antílopes, gacelas,..etc), existen 4 subespecies de Capra pyrenaica en la Península,la C. p. hispanica Schimper, 1948, es la más ampliamente distribuida, Sierra Nevada, Tortosa y Beceite, Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, Sierra Mágina,... y Sierras de Málaga.

Presenta dimorfismo sexual, de manera que los machos y las hembras poseen rasgos distintivos característicos del sexo. Así, los machos son de mayor tamaño corporal y sus cuernos presentan mayor desarrollo, de hasta un metro de longitud. Por su parte, las hembras son más ligeras y desprovistas de rasgos llamativos. Su coloración es críptica, es decir, con tonalidades pardo grisáceas que tienen como fin hacerlas pasar desapercibidas (coloración críptica). La longitud de los cuernos raramente sobrepasa los 25 cm. y su grosor oscila en torno a unos 3 cm. de diámetro. Este es el caso de las imagenes de esta entrada.
El parto tiene lugar durante el mes de Abril-Mayo, y se compone de un choto, aunque a veces puede dar alumbramientos dobles, algo que sólo se da en estas sierras. La hembra se retira a los lugares más apartados, tranquilos y seguros de los barrancos donde habita. Los cabritos gozarán de cuidados maternales durante 5 meses (una lactancia que se compagina con hierba desde el primer mes), manteniéndose acompañados por la hembra hasta los 11 meses, en que empiezan a valerse por sí mismos.
Durante el verano (mayo-septiembre) las monteses aumentan el periodo de tiempo dedicado a andar así como aumentan la movilidad mientras pastan, posibilitándole una mejor selección de la dieta. Son animales tranquilos y curiosos, siempre que no les molestes.
Publicar un comentario