03 abril 2016

Buitre leonado, Gyps fulvus, cerca de Peñarrubia (Campillos)

 

La presencia de un buitre nunca deja de maravillar a quien lo contempla, es un ave majestuosa y respetada en muchas culturas, a la que los egipcios llamaban la diosa de las madres por su proteccion y dedicacion a los poyuelos.

Pero hay otros datos de estas aves que se conocen menos, por ejemplo el vuelo de mayor altura de un ave jamás registrado fue el de un buitre moteado –también conocido como buitre de Rupell– que impactó contra un avión a unos 11.000 metros sobre Costa de Marfil en 1973.

Esto es bastante más que lo que mide el monte Everest (8.848m) y a esa distancia la falta de oxígeno mataría a la mayoría de las otras aves.

"Desde entonces los estudios sobre este buitre revelaron una cantidad de características en su hemoglobina y varias adaptaciones cardiovasculares que le permiten respirar en una atmósfera enrarecida", explica Thomsett, especialista en rapaces.

Los buitres suelen elevarse aprovechando las corrientes de aire cálido para tener una vista amplia de las planicies donde pueden encontrar comida.
Publicar un comentario