20 febrero 2016

Colirrojo Tizón. Phoenicurus ochruros.



En estos días de frios es fácil encontrarnos con el colirrojo tizón,abandona las zonas más frías y humedas y se acerca a las núcleos urbanos buscando el calor de las construcciones. El colirrojo tizón tiene preferencia por precipicios y roquedos, originalmente en zonas montañosas de una cierta altura, en principio es un ave original de las zonas montañosas pero al descubrir la edificaciones humanas, se ha acercado y habituado a estos entornos humanizados. En la época de invernación, utiliza gran variedad de ambientes, desde lugares rocosos y zonas urbanas, hasta terrenos de cultivo con arbolado disperso y abierto.

Esta especie se alimenta principalmente de insectos (arácnidos y ciempiés), y algunas veces de las bayas que proporcionan ciertos arbustos. Posee un canto muy peculiar, de timbre metálico, formado por estrofas cortas en la que diferencian dos partes separadas por un corto silencio. Cuando se alarma emite un sonido corto de final seco.

En España goza de poblaciones en buen estado de conservación. Sin embargo, el abandono y la destrucción de edificios antiguos de los pueblos, llenos de oquedades, así como la captura ilegal con cepos en otoño e invierno, de individuos procedentes en su mayoría del centro y norte de Europa, podrían provocar extinciones locales o contrarrestar en algunas zonas la expansión que parece mostrar.
Publicar un comentario