27 abril 2014

Bufo bufo el sapo de jardin


Dejado atrás el frío invierno, los anfibios vuelven  a su actividad saliendo de entre la hojarasca donde  se refugiaron de la intemperie y depradadores. La llegada de la primavera les hace despertar en un paisaje distinto con temperaturas mas apropiadas. Y ahí empieza su peregrinar en busca de pareja lo que les llevará a un viaje llenos de peligros, de los que no muchos sobreviviran. este de la foto apareció en mi jardin hace unos dias.

Se encuentra en una amplia variedad de hábitats incluyendo los jardines. El sapo común requiere grandes masas de agua y los hábitats óptimos parecen ser los pastizales del bosque y los matorrales ásperos. Los estanques de reproducción que contengan pescado parecen ser los preferidos, los renacuajos son de mal sabor para los peces por lo que estarán protegidos contra la depredación de estos.

El sapo común es junto a la rana común, el anfibio más popular y conocido de los presentes en nuestro país, y también el de más amplia distribución. Igualmente es el más grande y robusto  de todos, alcanzando a veces más de 20 cm. de longitud.

os sapos comunes son en gran parte nocturnos. Pueden encontrarse en los estanques sólo en la época de reproducción, durante el resto del año se pueden ver cerca de los cuerpos de agua. Tienen una dieta amplia; se alimentan de una gran variedad de presas que sean lo suficientemente pequeñas como para tragarlas, incluidos los insectos, arañas, tijeretas, lombrices, caracoles y babosas, incluso se han observado comiendo sapos jóvenes. Se alimentan desde el suelo y utilizan el estilo de “siéntate y espera” durante la caza. Los sapos comunes son usualmente bien recibidos por los jardineros gracias a su apetito voraz y su gusto por las plagas del jardín.
Publicar un comentario