06 marzo 2010

Tarro Blanco






El Tarro Blanco es un ave entre ganso y pato. Es relativamente grande y muy difícil de ver.
Por suerte yo las pude ver esta mañana, por lo que mereció la pena madrugar y caminar mucho bajo la lluvia. Por seguridad para las aves no diré donde las vi aunque si puedo decir que es en una de las charcas nuevas que ha creado las precipitaciones de este invierno. Ha sido sorprendente y una satisfacción enorme encontrarlas. Me llamo la atención su gran tamaño.

Ambos sexos tienen plumaje blanco, negro y castaño rojizo; los adultos presentan el pico rojo (el del macho con protuberancia en la base).

Alimentación: Moluscos; pequeños cangrejos y camarones; insectos; pequeñas cantidades de materia vegetal.
Nidificación: La hembra forra el nido, bien escondido, con hierba y plumón. Pone de 8 a 14 huevos de color blanco crema.

Antes de que las crías alcancen su completo desarrollo, a la edad de ocho semanas, se organiza toda una vida comunitaria. Los pollos son agrupados en «guarderías», bajo la vigilancia de algunas hembras. Luego los adultos se reúnen, abandonan sus proles y marchan a lugares tranquilos, donde mudan.
La mayoría de los patos se emparejan, como ya se ha dicho, en el otoño o en el comienzo del invierno, por lo que no es extraño que en marzo se encuentre una pareja como la que hemos visto hoy cerca de sus nidos que pueden ser madrigueras de conejos o entre matorrales. Algunas de las aves invernantes en las costas españolas pueden ser de las pequeñísimas poblaciones que se reproducen en el área mediterránea. La mayoría son, sin embargo, de procedencia nórdica.

El Tarro Blanco se reproduce en Europa en las Islas Británicas, costas del Mar del Norte de Alemania y Noruega y en las del Mar Báltico. También llegando por el Sur hasta el norte de Francia y de forma discontinua desde los Balcanes a través de Asia central hasta China occidental y por el Afganistán y Persia e Irak.

En la Península Ibérica aparte de una exigua población que puede reproducirse en las Marismas del Guadalquivir y en algún otro lugar cuya situación no es prudente revelar, la mayoría de los tarros blancos que se ven son invernantes.

En fin, parece que hemos tenido un día de suerte.
Publicar un comentario